giovedì 27 agosto 2015

Este año se celebra la vigésimo quinta edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil.

La continuidad de este evento no sólo es motivo de celebración, sino también una invitación a reflexionar acerca de una actividad editorial que crece saludablemente. Decir veinticinco años es decir que, por ejemplo, algunos adultos que hoy pisan los treinta se formaron como lectores gracias a la apasionada tarea de escritores, ilustradores, editores, bibliotecarios, maestros y libreros. A...lgunos de ellos nos acompañan con su testimonio en este recorrido por el universo de la literatura infantil y juvenil argentina.
La primera Feria del Libro Infantil y Juvenil se realizó en 1989, en el antiguo Centro Municipal de
Exposiciones, aquel emblemático pero ya obsoleto predio ubicado en Recoleta, detrás de la Facultad de Derecho. Hogar histórico de las grandes exposiciones culturales de la capital argentina, como la Feria del Libro de Buenos Aires. Hoy, dos décadas y media después, la feria contará con dos sedes , que son muestra de su ampliación: el Polo Circo, en la Ciudad de Buenos Aires, y en Tecnópolis, en Villa Martelli.
Cariñosamente llamada la “Feria chica” o la “Feria del librito” por quienes trabajan allí, la Feria del Libro Infantil y Juvenil surgió como una extensión de la “Feria grande”, pensada como una alternativa cultural y recreativapara las vacaciones de invierno, todo un desafío para la época de inestabilidad económica que la vio nacer. Tal es así que su continuidad se vio interrumpida en un par de ocasiones.
 
NdR

Nessun commento:

Posta un commento