sabato 22 agosto 2015

TIERRA PRODIGIOSA

En diversas oportunidades cité que la ciudad de Buenos Aires es un centro parásito a costa de las bondades provinciales. Salvo el agua que la toman del Río de la Plata o afluentes del conurbano, el resto de los productos de consumo derivados de los recursos naturales no renovables o renovables, lo reciben de diferentes provincias. Hablamos de alimentos, energía eléctrica o combustibles. La que elijamos la reciben del Norte, del Centro o del Sur. El Neuquén ...históricamente ha sido proveedor mal pago cuando no soslayado en sus derechos ante el abuso de las grandes ciudades, y sus Gobiernos de hecho, que mantienen cómodos a sus habitantes sin invertir un peso en el desarrollo industrial y productivo. Una vez más recordaré que la Presidenta Cristina Fernández dijo hace unos 4 años en Rosario -Santa Fe- en el acto aniversario de la Bandera, que la Nación estaba en deuda con el Neuquén por los miles de millones de dólares aportados en energía de manera solidaria. Días atrás aseguró "Cuando podamos llevar el tren a la Patagonia yo les puedo asegurar que cambia el país". El Neuquén es un soporte muy importante del enorme territorio que consume gran cantidad de energía y combustibles líquidos, para acciones productivas y para garantizar el calor y las bondades del confort en los grandes centros urbanos. Allí no hay soledades y vientos que azoten la vida del ser humano que creen perdido entre montañas, bardas, estepas y escenarios donde el frío duele por varias razones. Entre otras, por el abuso centralista que no permite que el mismo bienestar se explaye en la zona mal calificada por Darwin, al decir que “Sobre esta tierra pesa la maldición de la esterilidad". Pasaron casi 200 años y esa tierra es una de las proveedoras de mayor capacidad y calidad, que nutre a la Nación y podrá hacerlo a gran parte del Mundo desde el Neuquén. Esperemos que la Justicia distributiva lo comprenda y lo compense.
 
José Manuel Prado

Nessun commento:

Posta un commento