mercoledì 11 novembre 2015

LA BRECHA Y LOS GRANOS

Mucho se habló de la “brecha” olvidando el bombardeo a Plaza de Mayo en el ´55 por ejemplo. Pero poco se ha dicho ni dice, por ejemplo también, de la retención de granos sin vender de parte de los que controlan el mercado exigiendo mejoras exclusivas. Especulativa postura de los grandes productores agrícolas por los que desde la AFIP se denunció una retención cercana a los U$S 15.000 millones, equivalentes a la mitad de las reservas del Banco Central d...e Argentina. Refieren una crisis inexistente pues si pueden dejar de vender semejante suma, es porque el respaldo económico y financiero que poseen no es precisamente el que denuncian desde la falsa pobreza sectorial. No venden hoy para ver qué sucede a partir de la asunción de las nuevas autoridades nacionales, esperando además, la peligrosa devaluación del peso con mayor valor del dólar al cambio; mientras que el país, gracias a la fuga ilegal de capitales, necesita la moneda estadounidense para pagar compromisos generados en otras administraciones. Entre otros, la nacionalización de la deuda privada que pagamos los que ahora sufriríamos un nuevo ajuste, si se libera el dólar de la mano de políticas neoliberales. Así de simple y real. No lo digo con especulación política pero estas medidas, están profundizando la mentada brecha. La que existía cuando criticaban a los cabecitas negras y descamisados, que eran los pobres y laburantes de hace 70 años. Los odiados y luego maltratados por el beneficio de aquella revolución en paz que critican y demonizan hasta hoy, simulando ser los perjudicados de la historia que los desnuda. Alerta permanente, para los distraídos y los mal intencionados que quieren el retorno de las políticas que dañaron los intereses; de la gran mayoría de los argentinos. Y lo hacen por un capricho político. La brecha es la que imponen los que no aceptan una mejor distribución de la riqueza, aunque en ello vaya la mala fortuna de los que la producen con su trabajo.
 
José Manuel Prado

Nessun commento:

Posta un commento